ActualidadMotosTriumph

Triumph Rocket 3: un motor imponente

158views

Hay algunas motos que impresionan a primera vista. Su aspecto, casi intimidante, invita a pensar cómo se comportarán una vez que surquen la carretera. En esta categoría encontramos la última generación, la Rocket 3, una de las mejores dentro de la gama Triumph y que sube un peldaño en la escala de la admiración que es capaz de despertar a su paso ante los amantes de las motos.

Se trata de una máquina impresionante en todos los aspectos. Sus dimensiones son generosas, larga, ancha y pesada. Su motor es, a día de hoy, el de mayor cilindrada jamás fabricado en una motocicleta de producción en serie. Sus 2.500cc son casi lo de menos, lo que deslumbra es el protagonismo que reclama en el conjunto, llama la atención al primer golpe de vista y sobre todo en su lateral derecho, donde aparecen las tres salidas de escape.

Pese a su cubicaje se trata de un propulsor tricilíndrico, una especialidad de Triumph, que se atreve con esa configuración mecánica asimétrica que asusta a muchos otros. Confían tanto en su conocimiento de los propulsores de tres cilindros que incluso los facilita para las exigencias extremas de la competición, como proveedor exclusivo del Campeonato del Mundo de Moto2.

El motor de la Rocket 3, claro está, es muy diferente a los de las carreras. Sin embargo, representa a la perfección la excelencia con la que puede funcionar esta ingeniería. Sencillamente se trata de un motor espectacular. Podríamos referirnos a sus 167 CV de potencia máxima o a los 221 Nm de par, aunque ceñirse sólo a las frías cifras supondría faltar en gran parte a la realidad. Esta es una moto de sensaciones, hecha por y para la carretera y los amantes de la velocidad.

Una agradable sorpresa

No podemos hablar de ella, su motor y su fuerza sin haberla probado antes y escuchar su motor en marcha, así que toca arrancar y comprobar el comportamiento de este mastodonte. Primera, segunda, tercera… Potencia plena en cualquiera de sus marchas, empuja con contundencia a la menor insinuación al puño de gas. Hay que estar atentos al velocímetro, superar los límites legales es imperceptible y con una sensación de seguridad muy gratificante.

En este modelo concreto, la Rocket 3, destaca la manera en la que tal mole puede desenvolverse en cualquier terreno. El primer reto que afrontamos es una rotonda, veremos cómo frena y cómo gira. ¡Sencillamente impresionante! No se trata de arrastras las estriberas, que se puede, pero el comportamiento roza lo intachable, ningún extraño previo al giro, gracias a sus poderosos frenos y solvencia en recta, durante el mismo, ni siquiera a la salida gracias al funcionamiento del control de tracción y los diferentes modos de utilización.

Es una tendencia que se mantiene en cualquier tipo de trazado. En los muy revirados se aprecia que es una moto larga y pesada, pero en los más rápidos de tipo mixto su solvencia es admirable teniendo en cuenta los prejuicios que puede despertar la Rocket 3. En autovías o carreteras rápidas rueda sobre raíles, una auténtica devoradora de kilómetros.

Aunque donde más se disfruta de su poderoso motor es en las nacionales de doble sentido, esos trazados de ritmo medio en los que las salidas de las curvas invitan a acelerar con alegría. Entonces se trata de una moto imbatible entre las de su estilo, de las que dibuja una sonrisa en el rostro del conductor por su enorme capacidad de aceleración.

Está claro que os invitamos a disfrutar de la Rocket 3 de Triumph sin ningún complejo y devorar carreteras este vera

Leave a Response

Top Reviews

Video Widget

gallery